Oraciones, San José

Siete Domingos en honra de San José

Meditar en los dolores y gozos que tuvo San José es una antigua devoción que se realiza para preparar la fiesta de este gran santo que se celebra el 19 de marzo.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print

Meditar en los dolores y gozos que tuvo San José es una antigua devoción que se realiza para preparar la fiesta de este gran santo que se celebra el 19 de marzo.

El  19 de marzo es la solemnidad de San José, patrono de la Iglesia Universal, modelo de padre y esposo, y patrono de los trabajadores. En preparación a su festividad existe una antigua devoción que se realiza los siete domingos anteriores a su fiesta litúrgica.

Se trata de los «Siete Domingos a San José», una oración en la que se medita en los siete dolores y gozos de la vida de este gran santo, quien tuvo el privilegio y la dignidad de custodiar en la tierra al Hijo de Dios y a María Santísima. Fue el Papa Gregorio XVI quien la fomentó otorgando indulgencias para quien la realizase con gran devoción.

Esta oración, que comienza 7 domingos antes, se realiza de la siguiente manera:

Oración Preparatoria

Dios y Señor mío, en quien creo y espero y a quien amo sobre todas las cosas: entre la multitud de mis pecados me confundo, y con sincero arrepentimiento os pido perdón y clemencia.

Me pesa de haberos ofendido, y propongo con vuestra divina gracia nunca más volver a ofenderos. Tened piedad de mí, Señor, escuchad mis ruegos y no permitáis que yo me separe de Vos.

Y Vos, bondadoso San José, interceded por mí para que Jesús perdone mis pecados y derrame sobre mi alma los tesoros de su santa gracia, para que yo pueda hacer  con fruto, los Siete Domingos en vuestra honra y bien de mi alma.

Acordaos mi dulce protector, que ninguno de los que han implorado vuestro auxilio ha quedado sin  consuelo. Animado con esta confianza, vengo a vuestra presencia en este día, suplicándoos las gracias que necesito y que espero conseguir de Jesús y de María. Amén.

Oraciones para cada Domingo

I Domingo

San José

¡OH Esposo purísimo de María Santísima, glorioso San José!, así como fue grande la amargura de vuestro corazón en la perplejidad de abandonar a vuestra castísima Esposa, así también fue indecible vuestra alegría cuando por intermedio del ángel os fue revelado el soberano misterio de la Encarnación.

Por este Dolor y por este Gozo, os pedimos la gracia de consolar ahora y en los extremos dolores nuestra alma, con la alegría de una vida justa y de una santa muerte semejante a la vuestra, asistidos por Jesús y por María.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

San José, ruega por nosotros.

II Domingo

¡OH felicísimo Patriarca, glorioso San José!, que fuisteis escogido como Padre adoptivo del Verbo humanado: el dolor que sentisteis al ver nacer en tanta pobreza al Niño Dios, se os mudó en júbilo celestial al oír la angélica armonía y contemplar la gloria de aquella brillantísima noche.

Por este Dolor y por este Gozo, os suplicamos la gracia de alcanzarnos que después de esta vida, pasemos a oír las angélicas alabanzas y gozar de los resplandores de la gloria celeste.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

San José, sustentador del Hijo de Dios, ruega por nosotros.

 

III Domingo

¡OH obedientísimo de las leyes divinas, glorioso San José!, la sangre preciosísima que en la circuncisión derramó el Niño Redentor os traspasó el corazón, pero el nombre de Jesús os lo reanimó, llenándoos de alegría.

Por este Dolor y por este Gozo, alcanzadnos la gracia de vivir sin pecado, a fin de expirar llenos de júbilo, con el nombre de Jesús en el corazón y en los labios.

Padrenuestro, Avemaría y  Gloria.

San José obedientísimo, ruega por nosotros.

IV Domingo

¡OH fidelísimo Santo, glorioso San José!,  que también tuvisteis parte en los misterios de nuestra Redención, si la profecía de Simeón a respecto de que Jesús y María tendrían que padecer os causó mortal angustia, también os llenó de sumo Gozo por la salvación y gloriosa Resurrección que, como igualmente predijo, habría de resultar para innumerables almas.

Por este Dolor y por este Gozo, obtenednos la gracia de ser del número de aquellos que, por los méritos de Jesús y por la intercesión de la Santísima Virgen su Madre, han de resucitar gloriosamente.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

San José fidelísimo, ruega por nosotros.

V Domingo

¡OH vigilantísimo custodio, íntimo familiar del hijo de Dios Encarnado, glorioso San José! ¡Cuánto sufristeis para alimentar y servir al Hijo del Altísimo, particularmente en su fuga para Egipto! ¡Pero cuál no fue también vuestro gozo por tener siempre con Vos al mismo Dios, y por ver caer por tierra los ídolos egipcios!

Por este Dolor y por este Gozo, alcanzadnos la gracia de que, apartando para lejos de nosotros al infernal tirano, especialmente con la fuga de las ocasiones peligrosas, sean derrumbados de nuestros corazones todos los ídolos de los afectos terrenos, y que enteramente dedicados al servicio de Jesús y de María, para ellos solamente vivamos y en la alegría de su amor expiremos.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

San José castísimo, ruega por nosotros.

VI Domingo

¡OH ángel de la tierra, glorioso San José!, que lleno de espanto visteis al Rey del Cielo sometido a vuestros mandatos, si vuestro consuelo al reconducirlo de Egipto fue turbado por el temor de Arquelao, hijo de Herodes, entre tanto, sosegado por el ángel, permanecisteis alegre en Nazaret con Jesús y María.

Por este Dolor y por este Gozo, alcanzadnos la gracia de desterrar de nuestro corazón todo temor nocivo, de gozar la paz de conciencia, de vivir seguros con Jesús y María, y también de morir asistidos por Ellos.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

San José casto guardián de la Virgen, ruega por nosotros.

VII Domingo

¡Oh ejemplar de toda santidad, glorioso San José!, perdisteis sin culpa al Niño Jesús, y para mayor angustia tuvisteis que buscarlo durante tres días hasta que, con sumo júbilo, gozasteis de quien era vuestra vida, hallándolo en el templo entre los doctores.

Por este Dolor y por este Gozo, os suplicamos con el corazón en los labios, que interpongáis vuestro favor, para que nunca nos suceda perder a Jesús por culpa grave. Pero, si por desgracia lo perdiéremos, con tan intenso dolor lo procuremos, que lo hallemos favorable, especialmente en nuestra muerte, para poderlo glorificarlo en el cielo y allí cantar eternamente sus divinas misericordias.

Padrenuestro, Avenaría y Gloria.

San José fortísimo, ruega por nosotros.

Oración Final

¡Oh Dios! que por vuestra inefable providencia os dignasteis escoger al bienaventurado San José para Esposo de vuestra Madre Santísima, os pedimos que nos concedáis la gracia de que venerándolo aquí en la tierra como protector, merezcamos tenerlo en el cielo como nuestro intercesor. Vos que vivís y reináis por todos los siglos de los siglos.

Amén.

Comentarios

Espiritualidad

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print

septiembre 12, 2021

Una humanidad perseverante en su impiedad tiene todo para esperar el rigor de Dios. Pero Dios, que es infinitamente misericordioso, no desea la muerte de esa humanidad pecadora, sino «que se convierta y viva». Y por eso su gracia insistentemente va en busca de todos los hombres, para que abandonen sus pésimos caminos y regresen al redil del Buen Pastor.

Si no existieran catástrofes que una humanidad impenitente no debiera temer, no existirían misericordias que una humanidad arrepentida no podría esperar. Y para ello no es necesario que el arrepentimiento haya consumado su obra restauradora.

Basta que el pecador, aun en el fondo del abismo, se vuelva hacia Dios con un simple inicio de arrepentimiento eficaz, serio y profundo, para que encuentre inmediatamente el auxilio de Dios, que nunca se ha olvidado de él.

Lo dice el Espíritu Santo en la Sagrada Escritura: aunque tu padre y tu madre te abandonaran, yo no me olvidaré de ti. Hasta en los casos extremos en que el paroxismo del mal llega a agotar la propia indulgencia materna, Dios no se cansa.

Porque la misericordia de Dios beneficia al pecador incluso cuando la justicia divina lo hiere con mil y una desgracias en el camino de la iniquidad.

Estas dos imágenes esenciales de la justicia y de la misericordia divinas deben ser constantemente puestas ante los ojos del hombre contemporáneo.

De la justicia, para que no suponga temerariamente salvarse sin méritos. De la misericordia, para que no desespere de su salvación siempre y cuando desee enmendarse. Y, si las hecatombes de nuestros días ya hablan tan claramente de la justicia de Dios, ¿qué mejor visión para contemplar este cuadro que el sol de la misericordia, que es el Sagrado Corazón de Jesús?

Plinio Corrêa de Oliveira. Nossa Senhora do Sagrado Coração.

In: «O Legionário». São Paulo. Año XIV. N.º 410 (21/7/1940); p. 2.

Destacados, Oraciones

Señor, haz de nuestro hogar un lugar de amor.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print

febrero 15, 2022

Señor, haz de nuestro hogar un lugar de amor. Donde no haya injurias, porque tú nos das comprensión; donde no haya amarguras, porque tú nos das paciencia; donde no haya rencor, porque tú nos enseñas el perdón; donde no haya abandono, porque tú estás siempre con nosotros. Señor, llena nuestras vidas. Que cada mañana amanezca un día más de entrega. Que cada noche nos encuentres con más amor de esposos; que vivamos todo el día en la ayuda y el consuelo mutuos. Ayúdanos, Señor, para educar a nuestros hijos, según tu imagen y semejanza; para que vivamos nuestro amor conforme a tu voluntad; para que veamos en nuestra felicidad un motivo más para amarte; para que demos a los demás lo mucho que tú nos has dado. Te invitamos, Señor, a nuestro hogar.

Amén.

Destacados, Oraciones

Nuestra Señora, que siempre oye las súplicas confiadas de sus hijos, ella misma se le aparece en persona entregándole una bolsa de llena de monedas.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print

mayo 21, 2022

Historia de la devoción a Nuestra Señora del Buen Remedio

Hacia finales del siglo XII, el número de cristianos que eran prisioneros y esclavizados por los moros era enorme y Dios, en su Providencia Divina quiso que se fundara una orden religiosa cuyos miembros se  entregaran a rescatar a aquellos cautivos.

Para llevar a cabo esta noble misión, eran necesarias grandes sumas de dinero. Con este objetivo, hacia el año de 1193, San Juan de Mata y San Félix de Valois, fundan en Francia la Orden de la Santísima Trinidad poniéndola bajo la protección de la Santísima Virgen.

Cuenta la tradición de la Orden Trinitaria, que viéndose San Juan de Mata en graves apuros económicos para el rescate de cautivos, acudió al auxilio de la Madre de Dios. Y Nuestra Señora, que siempre oye las súplicas confiadas de sus hijos, ella misma se le aparece en persona entregándole una bolsa de llena de monedas, con las que San Juan de Mata pudo comprar millares de cautivos y luego darles la libertad en tierras cristianas.

Como señal de gratitud, pasaron a honrar a la Madre de Dios bajo el título de Nuestra Señora del Buen Remedio. Desde entonces, incontables fieles piden a la Madre del Buen Remedio ayuda de modo especial en sus necesidades económicas.

Nuestra Señora del Buen Remedio

Novena a Nuestra Señora del Buen Remedio

Oh Reina del Cielo y de la Tierra, Santísima Virgen, nosotros te veneramos, Vos sois la Hija Bien Amada del Dios Altísimo, la Madre elegida por el Verbo Encarnado, la Inmaculada Esposa del Espíritu Santo, el Sagrado Vaso de la Altísima Trinidad.

Oh Madre del Divino Redentor, que, bajo el titulo de Nuestra Señora del Buen Remedio vienes en ayuda de todos los que te llaman, extended a nosotros vuestra protección maternal. Dependemos de Vos, Oh querida Madre, como hijos sin ayuda y necesitados dependen de madre tierna y cuidadosa.

Dios te salve María…

Nuestra Señora del Buen Remedio, fuente de ayuda inefable, permitid que podamos retirar de vuestro tesoro de gracias, en nuestro tiempo de necesidad, todo lo que necesitamos. Tocad los corazones de los pecadores, a fin de que puedan buscar la reconciliación y el perdón.

Confortad a los afligidos y a los solitarios, ayudad a los pobres y a los que perdieron la esperanza; ayudad a los enfermos y a los que sufren. Puedan ellos ser curados del cuerpo y alma, y fortalecidos en espíritu para soportar sus sufrimientos con paciente resignación y fortaleza cristiana.

Dios te salve María…

Querida Señora del Buen Remedio, fuente de ayuda infalible, vuestro Corazón compasivo conoce el remedio para toda aflicción y miseria que encontramos en la vida. Ayudadnos con vuestras oraciones e intersección a encontrar remedio para nuestros problemas y necesidades, especialmente para…

(Colocar aquí la intención).

De Nuestra parte, Oh amorosa Madre, nosotros nos comprometemos a un estilo de vida más intensamente cristiano, a una observancia más cuidadosa de las leyes de Dios, a ser más conscientes en cumplir las obligaciones de nuestro estado de vida, y a esforzarnos para ser instrumentos de salvación en este mundo arruinado.

Querida Señora del Buen Remedio, estéis siempre presente junto a nosotros, y a través de vuestra intersección, podamos gozar de salud de cuerpo, de paz de espíritu y crecer en la Fe y en el amor a vuestro Hijo Jesús.

Dios te salve María…

Rogad por nosotros, Oh Madre del Buen Remedio.

Para que podamos profundizar nuestra dedicación a vuestro Hijo, y reavivar en el mundo su Espíritu.

 

Oración

Oh Dios que por medio de la Virgen María ofreciste el remedio a los hombres, concédenos experimentar su patrocinio en todas las necesidades, y alcanzar los gozos eternos. Por Cristo Nuestro Señor.
Amén.

Espiritualidad

Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo: estos son los tres días de la Semana Santa que componen el llamado Triduo Pascual.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print

abril 18, 2022

¿Qué es el Triduo Pascual? ¿cómo se celebra?

Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo: estos son los tres días de la Semana Santa que componen el llamado Triduo Pascual. Son tres días repletos de ceremonias, ricos en significados y cargados de espiritualidad que anteceden inmediatamente a la Pascua. 

Jueves Santo, el inicio del triduo

Cena del Señor

El Triduo Pascual comienza el Jueves Santo. 

Una de las ceremonias litúrgicas del Jueves Santo es la bendición de los santos óleos usados durante todo el año por las parroquias. Son tres los óleos bendecidos en esta celebración: el del Crisma, de los Catecúmenos y de los Enfermos. 

El Jueves Santo se conmemora también la institución y del sacerdocio católico. 

Es durante la Misa del Jueves Santo que se realiza la ceremonia del rito del lava-pies. En esa ceremonia es hecha la memoria del gesto realizado por Nuestro Señor Jesucristo en la Última Cena, cuando Él lavó y besó los pies de los apóstoles. 

El Jueves Santo es también el día en que se celebra la institución de la Eucaristía. 

Con la Santa Misa de la Cena del Señor, celebrada en la tarde o la noche del Jueves Santo, la Iglesia da inicio al llamado Triduo Pascual y hace memoria de la Última Cena, cuando Jesús, en la noche en que fue traicionado, ofreció al Padre su Cuerpo y Sangre bajo las especies del Pan y del Vino, y los entregó a los apóstoles para que los tomasen, mandándolos también ofrecer a sus sucesores. 

Al final de la Santa Misa no es dada la bendición final y la despedida, pues luego después de la oración después de la Comunión, la Sagrada Eucaristía es llevada en procesión, a la urna preparada para eso que es llamada de monumento. 

El Santísimo Sacramento, por tanto, no queda en el sagrario, como habitualmente. Delante del Altar Monumento se inicia, entonces, la vigilia de adoración al Santísimo Sacramento que puede prolongarse hasta momentos antes del inicio de la Celebración del Viernes Santo.

Viernes Santo, segundo día del Triduo Pascual

Viernes Santo

El Viernes Santo, conocido también como Viernes de la Pasión, es el segundo día del Triduo Pascual. En él no se celebra Misa en todas las Iglesias del mundo.

Es un día en que los católicos practican ayuno y abstinencia. En este día, a las tres horas de la tarde, hora de la muerte de Nuestro Señor, es realizada la Celebración de la Pasión de Cristo. 

Hay un acto simbólico muy expresivo y propio de este día: la veneración de la Santa Cruz, momento en que la Santa Cruz es presentada solemnemente a la comunidad.

Aunque no sea una Misa, en esa celebración se distribuye la Sagrada Eucaristía utilizando las especies consagradas el Jueves Santo. Las partículas que no fueron consumidas son llevadas a un lugar apropiado, fuera de la iglesia. Es en esta ocasión que el sagrario se queda vacío y su puerta enteramente abierta, como señal de que el Santísimo ya no está allí presente. 

Es realizada, entonces el llamado «desnudamiento del altar», cuando son retirados los manteles que lo cubren, las flores y cualquier otro ornamento que esté sobre él. 

Una costumbre muy difundida entre los fieles es que en el Viernes Santo sea realizado, a la noche, una procesión con las imágenes de Jesús Muerto y de Nuestra Señora de los Dolores.

Sábado Santo, tercer día del Triduo Pascual

Sabado santo

El tercer día del Triduo Pascual es el Sábado Santo. Conocido también como Sábado del Aleluya o Vigilia de la Pascua o Vigilia Pascual. 

El Sábado Santo no es un día vacío, en que «nada sucede». Ni una duplicación del Viernes Santo. 

Las iglesias que, desde el final de la Celebración del Viernes Santo permanecen con el sagrario abierto, sin la presencia de Jesús Eucarístico, a veces quedan cerradas, o, entonces, quedan abiertas pero no es realizada ninguna celebración Eucarística. Es un día de gran silencio y de «luto», en respeto por la muerte de Jesús. 

Durante el Sábado Santo, la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, esperando, en la oración y el ayuno, su Resurrección. Todos los elementos especiales de la vigilia quieren resaltar el contenido fundamental de la noche: la Pascua del Señor, su paso de la muerte para la vida. 

Es en la noche de ese sábado que es realizada la Misa de la Vigilia Pascual o Sábado Santo.

La mayoría de las veces ella sucede alrededor de la medianoche, celebrando, entonces, la Resurrección del Salvador. En la ceremonia que antecede esta Misa Pascual, es realizada la bendición del Fuego y el Agua. 

También es en esa ocasión que se realiza la procesión con el Cirio Pascual, una vela grande que simboliza a Cristo resucitado, la Luz del mundo, vencedor de las tinieblas. 

En seguida es hecha la renovación de las promesas del bautismo y celebrada la solemne Misa de la Pascua.

Los Caballeros de la Virgen, constituyen una Asociación Internacional de Derecho Pontificio fundada por Monseñor João Clá Dias, EP.
Si desea contactarse con nosotros, envíenos un mensaje.